miércoles, 26 de noviembre de 2014

Camila Vallejo: “Crímenes de lesa humanidad hacen que Mexico nos duela”

SCL201201071045JMV1573_sm
La desaparición de 43 estudiantes mexicanos de la Escuela Normal Rural “Isidro Burgos”, en el estado de Guerrero, ha causado indignación a nivel mundial. Al respecto conversamos con la diputada del Partido Comunista de Chile, Camila Vallejo, quien fuera líder en el movimiento estudiantil de 2011 que se gestó en ese país sudamericano.
¿Considera que las manifestaciones en México, producto de la desaparición de 43 estudiantes a manos de policías, son un movimiento estudiantil o son protestas aisladas?
- Lo que nos muestran las páginas de aquellos medios que no ocultan la realidad mexicana, es que la indignación ante el crimen organizado que afecta a ese país, es transversal, sin duda no son solo estudiantes y mucho menos se trata de manifestaciones aisladas, pues para que se llene el Zócalo de gente, se requiere una multitud.
¿Qué similitudes existen actualmente entre los movimientos estudiantiles en México y Chile?
- Yo creo que ambos movimientos están hermanados por sus programas, por la lucha contra un modelo económico que entiende a la educación como mercancía, el cual en Chile se consolidó durante años, mientras en Mexico hace un par de décadas, se intenta copiar.
Los dos movimientos son distintos, se dan en contextos distintos, pero tiene una inspiración similar y se rebelan contra una institucionalidad antidemocrática, avalada por los grandes medios de comunicación, como ocurre con TELEVISA en México.

Sobre Lawrence Maxwell Ilbaca,
 chileno recluido en una prisión de máxima seguridad por su presunta responsabilidad en los delitos de homicidio en grado de tentativa, asociación delictuosa y motín, derivados de su presunta participación en los disturbios del pasado jueves en la Ciudad de México y quien asegura haber sido detenido injustificadamente¿existirá algún pronunciamiento oficial del congreso, la embajada o la Presidenta Bachelet al respecto?
- Creo que Cancillería ha tomado medidas adecuadas ante esta detención arbitraria y los cargos que se le han presentado, espero que sea liberado a la brevedad y evidentemente buscaremos que nuestro parlamento se pronuncie enérgicamente. Hay un claro intento por criminalizar las protestas en Mexico.
¿Qué acciones deberían de realizar los estudiantes mexicanos para que este movimiento sea exitoso?
- No creo que me corresponda darle consejos a los estudiantes mexicanos sobre que deben hacer, solo decirles que lo más importante es mantener la unidad.
¿Cómo es la percepción de los ciudadanos en Chile ante esta situación?
- Es de indignación, como en todo el mundo, es inconcebible que el secuestro y la muerte en un país parezcan normales, se sabe, pese al silencio cómplice de las grandes empresas mediáticas de Mexico y el planeta, que son muchas las personas desaparecidas tanto por el narcotráfico, como por agentes del Estado corrompidos, hablamos de crímenes de lesa humanidad que hacen que Mexico nos duela.

¿Considera que México sea un Estado Fallido?
- Lo que está claro es que las instituciones mexicanas han sido penetradas por el crimen organizado, por lo mismo coincido con el Presidente Mujica, quien manifestó su esperanza en que Mexico y otros países de Centroamérica no se transformen en Estados fallidos.

¿Qué mensaje le envía Camila Vallejo a los estudiantes mexicanos?
- Mi mensaje no es solo a los estudiantes mexicanos, también es para todo el pueblo mexicano, para esas mujeres que en las fronteras con Estados Unidos son víctimas de la explotación, para quienes viven en la indefensión sin saber si un policía es su amigo o un funcionario del crimen organizado, para los intelectuales que han legado al mundo una rica cultura, para los periodistas que a diario arriesgan la vida solo por cumplir su deber de informar:
A ese pueblo que grita ya me cansé, solo puedo decirle que no están solos ni solas, que pueden contar con todas las personas de buen corazón a quienes nos conmueve lo que ocurre en México.
PUBLIMETRO

Chile: Proponen prohibir nombres “pinochetistas” en calles o plazas

pinoc1
EFE – Familiares de detenidos desaparecidos y de ejecutados políticos bajo la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) presentaron hoy un proyecto de ley que prohíbe el homenaje o exaltación de la figura del ex dictador y de los represores.
Los peticionarios argumentaron que hay una cantidad “de lugares, calles y espacios públicos que conmemoran y homenajean de manera impropia a la dictadura y a los miembros del régimen encabezado por Augusto Pinochet.
“Este proyecto de ley lo hemos querido llamar “Ninguna calle llevará tu nombre” porque nos parece inaceptable, nos parece una falta de respeto que hasta el día de hoy, por ejemplo, la carretera austral lleve el nombre de Augusto Pinochet”, dijo la diputada Karol Cariola.
La legisladora comunista agregó que nos parece una falta de respeto que dependencias de la Escuela Militar -que pertenece a todos los chilenos y chilenas-, por ejemplo su biblioteca, lleve el nombre de Augusto Pinochet”.
La diputada, representante de los distritos de Independencia y recoleta, de la capital chilena, enfatizó que “nos parece que hoy día hay que dar un paso más allá y que tiene que ver con empezar a hacer verdad, pero también con empezar a hacer justicia”.
En la misma línea la diputada por La Florida, Camila Vallejo -también del PC- agregó que “creemos que en todos los ámbitos de la vida nacional se debe fomentar la cultura democrática y de derechos humanos”.
En la presentación del proyecto “ninguna calle llevará tu nombre”, estuvieron presentes Lorena Pizarro, presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, y Alicia Lira, presidenta de la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos.
El proyecto está basado en experiencias internacionales, como la ley que prohíbe el nazismo o la ley que prohíbe el franquismo en España, y fue presentado este martes 25 de noviembre, día del cumpleaños de Augusto Pinochet.
Precisamente la diputada Cariola señaló que “algunos lamentablemente han tomado la determinación de homenajear a Pinochet en el día de su cumpleaños, y éste tipo de situaciones no pueden seguir ocurriendo”.
La iniciativa fue presentada con el apoyo de los parlamentarios (PC) Hugo Gutiérrez, Guillermo Teillier, Lautaro Carmona, Camila Vallejo y Daniel Núñez; Sergio Aguiló (Izquierda Cristiana), Maya Fernández (Socialista), Rodrigo González y Tucapel Jiménez (Partido por la Democracia).

Reportan desaparición de otros 30 estudiantes en México

AyotzinapaLa cadena francesa de televisión France24, de propiedad mixta, reveló hoy otro caso de secuestro de estudiantes en Guerrero, ocurrido en julio pasado y que hasta ahora sólo se conocía entre familiares de las víctimas.
El medio dijo que, según testimonios que recogió, el secuestro de más de 30 estudiantes adolescentes se produjo el 7 de julio pasado en Cocula.
Cocula es la ciudad vecina de Iguala a donde fueron trasladados en septiembre los estudiantes normalistas hasta ahora desaparecidos.
El secuestro de julio se produjo el útimo día de clases y hasta ahora se desconoce el paradero de los estudiantes, de acuerdo con la versión de la televisora.
Durante y después del secuestro masivo, los secuestradores amenazaron a habitantes de Cocula con asesinarlos si hablaban del caso, añadió France24.
Las familias de las víctimas, aterrorizadas, no reportaron el asunto a las autoridades ni a la prensa hasta ahora, dijo la televisora.
En una breve nota en su portal de noticias, la emisora dijo que el silencio colectivo se debe en parte a “lo que parece ser otro caso de complicidad criminal entre las fuerzas policiacas locales y los cárteles de la droga que operan con impunidad en la región”.
El reporte agregó que, aunque los secuestradores iban enmascarados, se llevaron a los muchachos en vehículos policiales que no se preocuparon por camuflar.
(Con información de La Jornada)

Wilson, polícia que mató a Michael Brown: “Lo volvería a hacer”

Darren WilsonEl policía que disparó contra Michael Brown causándole la muerte el pasado 9 de agosto en Ferguson (Missouri, centro-este de EE.UU.), Darren Wilson, dijo en una entrevista exclusiva con un canal estadounidense que está tranquilo y defendió su accionar.
El agente señaló que tomó la decisión de disparar contra el joven afroamericano porque temía por su vida, a pesar de que testigos aseguran que Brown estaba desarmado y con las manos en alto.
“Después de que me encarase decidí disparar. Hice una ronda de disparos y después paré. Me di cuenta de que al menos uno de los disparos le había alcanzado. No sé dónde pero vi cómo su cuerpo se retorció un poco” dijo Wilson.
Agregó que paró y gritó que se detuviese, pero al ver que corría de nuevo “realicé otra ronda de disparos. Y de nuevo al menos uno de ellos le alcanzó, porque vi cómo se retorcía”.
Este lunes el Gran Jurado de Estados Unidos, determinó que aunque “no hay duda de que Darren Wilson disparó contra Michael Brown” no se formularán cargos en su contra.
Esta decisión causó indignación a nivel mundial y sobre todo en la población de Ferguson, quienes ahora se sientes desprotegidos porque este tipo de actos de no condenen.
La familia Brown emitió un comunicado donde señaló sentirse “profundamente decepcionados” y llamaron a mantener la calma. “No hagamos solo ruido, hagamos la diferencia”, dijeron.
(Con información de teleSUR)

Drama de Ferguson reaviva racismo e impunidad en Estados Unidos (+ Fotos)

Demonstrators participate in a peaceful protest in the Central West End neighborhood of St. Louis, Missouri on November 25, 2014, one day after the decision by a grand jury not to prosecute a white police officer for shooting dead an unarmed black teenager.  Protest marches sprang up in cities across the United States November 25th as a huge security operation stifled clashes in Ferguson, the town at the center of the country's latest racially-charged riots. AFP PHOTO/Michael B. Thomas
Protesta pacífica en St. Louis, Missouri el 25 de noviembre de 2014, un día después de la decisión del gran jurado de no proceder contra el policía que disparó contra Michael Brown. Foto: Michael B. Thomas / AFP.
La tensión era palpable este miércoles en Estados Unidos, tras una segunda noche de cólera por la liberación del policía blanco que mató a un joven negro desarmado en Ferguson, en un hecho que reavivó los viejos demonios del país: racismo e impunidad.
Decenas de miles de personas se manifestaron en 170 ciudades de Estados
Unidos el martes en la noche para reclamar justicia tras la decisión de un gran jurado de no imputar al policía Darren Wilson, que mató al joven negro Michael Brown, en un polémico caso el 9 de agosto en Ferguson (Misuri).
La protestas fueron en su mayoría pacíficas, aunque en algunos estados culminaron con detenciones. En Los Ángeles, 180 personas fueron arrestadas
por la policía por haber bloqueado una autopista, y una decena fue arrestada en Nueva York.
Es raro que las protestas por una causa alcancen a tantas ciudades juntas en Estados Unidos. Este caso demuestra la profundidad del trauma provocado por la muerte de Brown y entre los ciudadanos alimenta el sentimiento de que nada cambiará.
Al caso de Brown se suma la indignación por la muerte de un niño negro de 12 años, abatido el fin de semana por un policía cuando manipulaba un arma de juguete en Cleveland (Ohio, norte), donde también se realizaron marchas para pedir justicia.

“No creo ni una palabra”

El presidente Barack Obama, quien en varias ocasiones reiteró sus llamados a la calma, reconoció que el problema va mucho más allá de Ferguson. “Existe una profunda desconfianza entre las fuerzas del orden y las comunidades de color en demasiadas regiones”, dijo.
La Oficina de Estadísticas judiciales ha identificado en Estados Unidos 2.931 asesinatos “vinculados a arrestos” entre 2003 y 2009, en casi todos los casos con víctimas hombres, la mitad de ellos entre 25 y 44 años.
Los negros representan 32% de estas víctimas, mientras que representan solamente el 13% de la población.
Un hombre negro en Estados Unidos está obligado a aprender a usar palabras y gestos que pueden evitar un malentendido fatal: manos en el aire, decir “sí, señor”, “no, señor”. Sean Jackson, un habitante de Ferguson dijo a AFP que hizo grandes esfuerzos para enseñarle a su hijo de 25 años cómo comportarse con la policía para “que no se haga matar”.
La cólera de los manifestantes creció aún más con las primeras entrevistas otorgadas por el policía Wilson. El agente afirmó que fue atacado por la víctima y que tiene “la conciencia tranquila” de haber hecho lo correcto.
Su versión de los hechos fue denunciada el miércoles por los padres de Brown, quienes viajaron a Nueva York para participar de una ceremonia de Acción de Gracias con las familias de las recientes víctimas negras de violencia policial.
Los padres del joven acusan a Wilson de manchar la memoria de su hijo.
“En primer lugar, mi hijo respetaba a las fuerzas del orden. Y luego, ¿qué persona en sus cabales se atrevería a atacar a un agente de policía que tiene su arma en la mano?”, se preguntó Michael Brown Sr. en NBC.
“No creo ni una palabra. Conozco demasiado bien a mi hijo (…) Jamás hubiera hecho eso. Jamás provocó a nadie”, explicó por su parte la madre, Lesley McSpadden, en el programa “This morning” (‘Esta mañana’) de la cadena CBS.

“Pensaba que todo iba bien”

Ferguson, epicentro del drama, permaneció relativamente en calma la noche del martes en comparación con la anterior, en la que se quemaron edificios y saquearon comercios.
Unos 2.200 efectivos de la Guardia Nacional -fuerza conformada por militares de la reserva y que se utiliza para contener emergencias- acudieron el martes a Ferguson para ayudar a la policía a reprimir los actos de violencia.
Sin embargo, el miércoles por la mañana la tensión seguía palpable. Cuatro o cinco hombres hicieron barricadas frente a las ventanas de un garaje de automóviles ubicado cerca de la comisaría de policía de Ferguson.
“Vi manifestaciones cerca de la alcaldía de Ferguson, después me fui a acostar, y esta mañana me desperté y vi todas las ventanas (del local) rotas”, contó John Adams, uno de los empleados.
“Toda mi vida viví aquí y jamás vi algo igual. Dicen que las manifestaciones son pacíficas pero ¿les parece pacífico esto?”, denunció.
“Me enojé mucho, mucho”, contó por su parte Karen Gold, dueña de un local de reventa de muebles ubicado cerca de la alcaldía de la ciudad. Ya protegió sus vidrios y dice que no abrirá las puertas hasta la semana que viene.
“No tuve miedo pero me enojé y me sorprendí porque antes del mes de agosto no sabía que las comunidades estaban tan divididas. Pensaba que todo iba bien”, dijo la mujer, preocupada por las consecuencias de la violencia en los negocios y comercios de Ferguson.
Resta saber si las movilizaciones continuarán después de las celebraciones de Acción de Gracias del jueves, cuando los estadounidenses aprovechan los días libres para reunirse con la familia.
Mientras, una comisión del Senado organizará una audiencia sobre la situación de los derechos cívicos en Estados Unidos el 9 de diciembre, y la justicia federal sigue adelante con una investigación independiente para saber si el policía violó los derechos cívicos de Brown.
Protestas por Ferguson (1)
Indignación por liberación de Darren Wilson. Foto: Reuters.
Protestas por Ferguson (7)
Hubo protestas en unas 170 ciudades de Estados Unidos. Foto: EFE.
Foto: Jeff Roberson/ AP.
Foto: David Goldman/ AP.
Protestas por Ferguson (6)
Indignación por veredicto del gran jurado. Foto: AP.
Foto: Jeff Roberson/ AP.
Foto: Noah Berger/ AP.
Protestas por Ferguson (5)
Se desataron protestas en unas 170 ciudades norteamericanas. Foto: AFP.
Foto: Jeff Roberson/ AP.
Foto: Jeff Roberson/ AP.
Protestas por Ferguson (4)
Unos 2.200 efectivos de la Guardia Nacional acudieron el martes a Ferguson para ayudar a la policía a reprimir los actos de violencia. Foto: AFP.
Protestas por Ferguson (3)
Protestas caso Michael Brown. Foto: AFP.
Protestas por Ferguson (2)
Protestas por liberación de Darren Wilson. Foto: AFP.
(Con información de AFP)

[Fotos] En libertad sin cargos el policía que asesinó a joven negro en Ferguson

Continúan las multitudinarias protestas en EEUU. Ataques de la policía antimotines a la población son respondidos con saqueos a tiendas de lujo e incendios

De costa a costa de EEUU, indignadas multitudes salieron a protestar toda la n oche la noche de este lunes y martes después de que un jurado investigador decidió no acusar formalmente a un policía de raza blanca por el asesinato de un joven afroestadunidense desarmado en un suburbio de San Luis, Misuri. Se reportan decenas de heridos y cerca de cien detenidos en las manifestaciones de decenas de miles de personas en 170 ciudades de 37 estados.
En Ferguson, el fuerte despliegue policial y militar de la noche del martes provocó que se repitieran episodios de violencia. El asesino blanco Wilson rompió su silencio para decir en entrevista con 'ABC' que tiene la conciencia tranquila porque hizo bien su trabajo.
El jurado investigador resolvió como se esperaba de un jurado mayoritariamente blanco: absolver al policía blanco Darren Wilson por el homicidio de Michael Brown, de 18 años, asesinado de seis disparos por el agente de 28 años el 9 de agosto pasado, lo que según numerosos testigos ocurrió cuando el joven estaba con las manos arriba.

El deber de un un gran jurado es separar los hechos de la ficción, declaró el fiscal antes de afirmar que los jueces han determinado que no hay causa probable para presentar cargos contra el policía Wilson.

La excusa fue que el jurado "encontró inconsistencias" entre las evidencias físicas y los testimonios de decenas de testigos, y para darle más fuerza a la fantasiosa versión, el jurado agregó que incluso algunos testigos "modificaron" sus declaraciones para tratar de "acomodarlas" a la versión de que Brown se rindió ante el uniformado.

El anuncio provocó inmediatamente protestas violentas en Ferguson y más tarde en las principales ciudades del país, como Nueva York, Los Ángeles, San Francisco, Filadelfia, San Luis, Washington, así como en la pequeña localidad de Sanford, Florida, donde un policía privado blanco asesinó en febrero de 2012 a un adolescente negro cuando caminaba desarmado por una zona residencial.
El aire en Ferguson se hizo irrespirable por la gran cantidad de gases lanzados por los represores.
La policía blanca detiene fundamentalmente a jóvenes negros.

 
Reacción de Lesley McSpadden (lentes oscuros), madre de Michael Brown, luego de escuchar el fallo del gran jurado, ayer en Ferguson.


Las protestas por el fallo del gran jurado en el caso del policía que asesinó a un adolescente en un suburbio de San Luis, Misuri, se extendieron por varias ciudades estadunidenses. Inconformes colmaron por la noche Times Square, en Nueva York.

El gobernador de Misuri, Jay Nixon, ordenó el cierre del aeropuerto y pidió la intervención de la Guardia Nacional, ya que la violenta represión policial no era suficiente para contener al pueblo indignado. En la imagen, saqueo a una tienda de lujo en Ferguson, anoche.

Unos cinco minutos después de que el fiscal McCulloch informó que el jurado ordenó absolver a Wilson, manifestantes frente a instalaciones policiales en el centro de Ferguson intentaron acercarse al juzgado, ante lo cual los agentes antimotines reprimieron inmediatamente y sin previo aviso. Los manifestantes respondieron lanzando piedras y botellas contra los gases y bastonazos.

"¡Sin justicia no hay paz!", gritaban los manifestantes. Las televisoras CNN y Fox News reportaron que hubo disparos de armas de fuego, sin especificar el origen. Esta es la forma de los grandes medios de (no) decir que provenían de los represores.

Vehículos blindados y policías antimotines avanzaron hacia los manifestantes que hasta ese momento protestaban pacíficamente. En la retirada a las carreras, la gente destruyó al menos una patrulla, incendiaron un automóvil, rompieron vidrios y saquearon comercios de lujo y prendieron fuego al menos a una docena de ellos.
Otras ciudades

En San Luis la autopista 144 tuvo que ser cerrada por las protestas. Hacia las 10 de la noche, miles de personas salieron a las calles en la popular Times Square de Nueva York y en el sur de Los Ángeles, escenario de violentas protestas en 1992 por un veredicto que exculpó a un policía blanco de haber sometido reiterada y brutalmente a Rodney King, un afroestadunidense entonces de 17 años.

En Cleveland, el jefe de la policía, Calvin Williams, defendió la conducta del agente blanco que asesinó el sábado a Tamir Rice, un afroestadunidense de 12 años que jugaba con un arma de juguete en un parque. La identidad de los policías involucrados en el crimen no fue dada a conocer; fueron suspendidos tres días y al volver se tiene previsto que realicen labores de escritorio.

Al visitar el lugar donde fue ultimado Rice, su padre, Gregory, se preguntó por qué la policía no usó un arma eléctrica en lugar de asesinarlo. "Por qué no lo tranquilizaron", dijo Gregogry, quien recordó que su hijo era un muchacho "respetuoso", lo que corroboran varias fuentes.