viernes, 17 de marzo de 2017

EX DIRECTIVO DENUNCIA LOS GRAVES FRAUDES DE LA INDUSTRIA ALIMENTARIA

Un libro publicado por un exdirectivo de la industria alimentaria revela abusivos fraudes de este sector que ponen en peligro la salud de los consumidores.
El libro de Christophe Brusset, titulado “¡Como puedes comer eso!”, denuncia que en su intento constante por maximizar todo lo posible sus beneficios, la industria alimentaria comete fraudes que incluso pueden poner en peligro la salud de los consumidores.
Brusset, un ingeniero francés que ha trabajado durante más de 20 años en la industria agroalimentaria en diferentes puestos, como ingeniero, director de compras o bróker, tanto en pequeñas y medianas empresas como en compañías multinacionales, fue cómplice y testigo de todas estas prácticas.
Finalmente, decidió poner en conocimiento del público el fraude de la industria.
Entre los ejemplos de fraude que expone, el exdirectivo relata casos de especias turcas molidas con excrementos de pájaros o pimientas y guindillas indias con excrementos de ratón. Todo para obtener el máximo beneficio posible. Además, narra como el azafrán molido se puede adulterar con polvo de ladrillo sin que el consumidor se de cuenta.
Otro caso peculiar es el del azafrán. España compra el azafrán a Irán, primer productor mundial de esta especia. Después, EE.UU. le compra el azafrán a España y lo vende como español, evitando, así, el embargo impuesto por el país norteamericano a los iraníes.
El libro también desvela que todo alimento que tenga una mala presencia o color no es desechado por la industria alimentaria, sino que estos productos son rebozados y vendidos como congelados.
Brusset también confirma el escándalo de hace unos años con los productos supuestamente de vacuno que contenían carne de caballo.
Otros ejemplos que expone, son el de los yogures de frambuesa, elaborados con pasta de frambuesas y gusanos, uso de aditivos que no figuran entre los ingredientes, miel que solo es una mezcla de diferentes azúcares, productos elaborados con almendras que en realidad llevan albaricoques, fechas de caducidad completamente abusivas… y así hasta un sinfín de casos fraudulentos.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada