viernes, 27 de julio de 2018

Monjas chilenas denuncian abusos por parte de curas ‘por años’

Una monja en Chile denuncia haber sido abusada sexualmente por curas de la Iglesia católica.
Un grupo de monjas en Chile afirma haber sido víctimas de abusos sexuales por parte de sacerdotes sin que las autoridades de la Iglesia escuchen sus voces.
Durante un reportaje denominado “El fin del silencio”, transmitido el martes por la red pública de la televisión chilena (TVN), las exreligiosas de la congregación “Hermanas del Buen Samaritano”, en la región chilena de Maule, denunciaron haber sido objeto de abusos sexuales y laborales “por años” en el convento situado en el municipio de Molina, a 210 kilómetros al sur de Santiago (capital chilena).
Las denunciantes subrayaron que tras revelar el hecho a las autoridades eclesiásticas superiores, fueron castigadas y expulsadas de la congregación sin ninguna compensación.
“Un sacerdote se me acercó (…) y me dio besos en la cara llegando hasta los labios”, destacó durante el reportaje una de las 23 monjas del grupo, Yolanda Tondreaux, quien asegura que al acudir ante la madre superiora la tachó de “mentirosa”.
Según explicó Tondreaux, las chicas jóvenes se fueron del convento por los abusos de los curas y ellas hicieron lo mismo, sin recibir ningún resarcimiento económico por la renuncia.
No obstante, aseguró haber sido testigo de que entregaron cheques de hasta 20 millones de pesos (unos 30 700 dólares) a sacerdotes que afrontaban denuncias por abusos.
Asimismo, Consuelo Gómez, también monja de la misma congregación entre 1998 y 2017 y que denunció el pasado mayo haber sido abusada por sacerdotes en Chile, habló durante el programa.
“Me hicieron sentir a mí que era culpable de todo. Pero ahora comprendí que esta es una historia que yo viví, que es mía, y que no soy la única”, señaló, en declaraciones al portal local Emol.
En Chile, las últimas semanas varias personas han denunciado abusos de curas, lo que ha conmocionado a la Iglesia católica, generando una ola de protestas en todo el país e incluso existe una investigación en la Fiscalía por varios casos.
Esto llevó al papa Francisco a criticar duramente el trato de la jerarquía eclesiástica chilena y pedir perdón a las víctimas, además de aceptar en junio las renuncias de cinco obispos, luego que 34 miembros de la Conferencia Episcopal le ofrecieron sus cargos tras ser citados a El Vaticano por el pontífice.

0 comentarios:

Publicar un comentario